Cronica del Primer Concierto

8.1.2018

 

 

CRONICA DEL PRIMER CONCIERTO:

 

 

 “LOS MELONES CANTAMOS EN CASA”

 

 

Esta crónica será un poco rara y no sé cómo abordarla. Por una parte me gustaría expresar mi punto de vista a través de todos los factores que convergieron esa noche, es decir con carácter intimista. Por otra los comentarios del concierto en si.

 

 

Pero las dos partes se entremezclan puesto que lo narro yo y mis circunstancias.

 

Para los que no pudieron asistir al concierto, deciros que lo siento mucho que os perdierais, un peazo de concierto.

 

 

Para mí no era un día para cantar, como todos sabéis he pasado unos cuantísimos días siendo un foco de infección viral, con el cuerpo bastante débil y la cabeza como si tuviera un garbancito en vez de un cerebro. El alma bastante jodida por qué mi gata se está despidiendo de esta vida y las ganas de cantar quedan minimizadas..todo ello compartido en estos días de diciembre y enero en nuestro canal de comunicación “Operación melón”.. que esa es otra.. menudo estréss, para la preparación y organización del regalo por el aniversario de nuestro dire..En casa apaleada por la gripe y las asquerosas febrículas y fiebres y yo sin poder moverme para poder organizar la “Operación melón”.. pero gracias a todos los que se ofrecieron moverse por mi, y ayudaron fue todo bastante bien.

 

 

Total,  que llegados al concierto, cargada de kleenex por las lloreras espontáneas y atontamiento en general nos metimos de pleno en el ensayo. Y a la primera de cambio que ensayo mi parte del “Amazing”.. toma lloreras y mocos.. y pienso sólo me falta un micro para que se oiga cómo los absorbo ¿Cómo voy a poder cantar, cuando tienes el alma a punto de escaparse y sientes que la tristeza se ha instalado como Pedro por su casa en mi corazón? Pues pillé a la tristeza por banda y la hice mi aliada, canta con ella, hazla tuya, y me dejé llevar por los consejos  de Joan.. cantar  acompañada de ese sentimiento, y si quería salir que saliera.. Y el condenao hizo acto de presencia pero se acojonó y me hizo dar lo mejor de mi misma, sin tener que secar el micro de humedades corporales.

 

 

 Hace años cuando comenzamos, cantábamos como animalicos, nos movíamos con una descoordinación total, y no teníamos la presión ni la responsabilidad que tenemos ahora, por tanto era un jolgorio y nos lo pasábamos teta. En este concierto me reencontré con esa animalica y dejé fluir movimientos, voz, y sentimiento con un control colateral para no perderme en ese batiburrillo de emociones. Este concierto lo dediqué al completo para mi gata y canté para ella. Y sentí como el coro estaba conmigo, y lo amé. Joaquina y Eli, vuestros abrazos fueron un chute para volar cantando y canté como hacía tiempo que quería cantar, disfrutando en todo momento de la experiencia. Sin pensar, sólo sentirlo. Fue maravilloso.

 

Pocos asistentes al principio, pero las puertas abiertas y lo que se dejaba escapar por ellas, fuer como un llamamiento para atraer al público, que sin tener nada que ver con nosotros se atrevió a entrar, a sentarse y compartir esa velada con nosotros. Y se llenó bastante de un público muy agradecido y verdadero. Aplaudieron se levantaron, y tal vez cantaron..nuse.. yo estaba en otra esfera, pero veía como entraban, muchos de ellos para quedarse.

 

 

Sonó muy bien, bueno a mi me pareció que sonaba de coña, y según nuestros conocidos, sufridos espectadores de nuestros cánticos, sonó superbién.  Cambios e improvisaciones que estaban en la línea de siempre. Finales diferentes, pero ante todo una alegría tan bestia y un disfrute generalizado que llegó donde tenía que llegar, al público. Mis circunstancias me hicieron vivir un concierto de esta manera tan especial, pero creo que todos y cada uno de nosotros lo vivió con mucha intensidad y mucho amor.  Nos ayudó mucho Sara, y hasta que algún día que decidamos movernos con coherencia por nosotros mismos, nos hará un favor que nos guie, es decir los movimientos quedaron bastante bien.  Los bajos subidos en el púlpito, un poco apretaos, pero estuvieron sublimes, el espacio creado para que salieran los solistas lo vi muy útil… todo estuvo bien, la magia campó a sus anchas y nos lo pasamos divinamente.

 

 

El final de fiesta con un He´s alive de impresión tras el alboroto del Happy, que fue super alegre.. coronó el concierto con un subidón como hacía mucho tiempo que no vivíamos.

 

 

La Operación Melón llegaba a su fin.  La entrega del regalo que nos ha costado momentos de todos los colores llegaba a su colofón, y la entrega fue dentro de un ambiente de ilusión, amor, alegría y subidón.  Muchas gracias a todos los que han hecho posible este momento. Gracias Joan, por esa pasión que arrebata y nos hace subir y subir. Gracias por que vuestra ilusión fue también la mía.

 

 

Som més que un grup, som Sons de Gospel.

 

 

 

SOMOS PIN Y PON.

 

Escribir comentario

Comentarios: 0