Crónicas desde la Barrera

CRÓNICAS DESDE LA BARRERA (MUNDOS PARALELOS)

 

Queridos Soletes; Un día después del concierto de Poble Nou, os escribo la crónica de lo acaecido, para los que no pudieron asistir, siempre desde mi punto de vista. Ruego me disculpéis si algún comentario le resuena a alguno de los asistentes, pero es mi parecer y puede ser equivocado.

 

Avantmatch: El concierto para mí, ya comenzó desde que me levanté. Mis lumbos (lumbares), no estaban muy católicos y me surgían dudas si hacer descanso en casa o ir al concierto con la posibilidad de estar más cansada para trabajar el lunes. Pero tras pensarlo muy poco, y ver el ambientillo del whatssap, me dije:” prefiero ir al concierto, pasármelo bien y el lunes Dios dirá”. Me coloqué los cascos y estuve un buen rato escuchando el último ensayo para ir haciendo boca, JesúsMariayJosé, lo que hice ¡¡..a los tres minutos ya estaba sensibilizada y lloriqueando de las emociones. Y evidentemente convencida del todo, de que me apetecía muchísimo ir. Lástima que esta vez no fui como participante cantarina, sino que tenía que verlo desde las gradas, y aunque me gusta estar en la trinchera, tuve que aceptar que mis lumbos no estaban para según que trotes. Como público me gusta mucho la verdad, se vive intensamente, no como cuando formas parte del coro, es una intensidad diferente, pero no menor. La sensación es como de disfrutarlo sin la tensión de tener que estar pendiente de todo mientras se está en el coro. Y tras hacerme un buen descanso en el sofá, nos preparamos en casa para salir prontito y así pillar buen sitio. Vacié la mochila y me la rellené con un mini cojín de bolitas para encasquetármela en la espalda y así disfrutar del banco de la iglesia más cómodamente.

 

Concierto:

 

Tras una espera ya calculada en las puertas de la iglesia, entramos en tropel todos los asistentes reunidos y pillamos, me parece recordar una cuarta fila. Éramos cuatro, con ganas de reventarnos las manos aplaudiendo. La iglesia a medias, lógico, viendo la hora que era y lo grande que es el recinto. Y las emociones ya comenzaron a emerger en el momento de la salida de los Soletes, ayss aysss, ya saleeeennn¡¡ Aysss mi tataa¡¡, mi cuerdaaaa¡¡ y pasando lista de quién faltaba y quién estaba. Que emoción pordio ¡¡ Que guapos todos y que bien queda de blanco y negro.

 

Nuestro dire, elegantón, que no sé cómo no tiene calor, con lo que se puede llegar a sudar. El concierto comenzó con Shema Israel, que es una canción nueva, pero me ha calado hondo, y lo dicho, comenzar a escucharla y los ojos ya con humedades y los labios apretaos para contenerme un poco. El conjunto de una canción bonita y además cantada de puta madre, es “pa” vivirlo. Buffff, me encantaron los solistas y la estructura de la canción. El hecho de que las voces estuvieran tan bien empastadas y sonaran tan requetebién, pues es que ya moqueaba y todo. No puedo recordar el orden de las canciones, pero iré haciendo memoria.

 

El Hold On , tuvo sorpresa, como solista estaba Sara, y ya me veo haciendo un repaso de las sopranos para buscar a Marilyn, y no encontrarla. Sara defendió una canción muy dignamente, y era difícil, puesto que sustituir a Marilyn es complicado. Novedades como Marta solista en Old Time Religion, oleeee oleeee oleeee, rebonica ¡¡ supongo que todos los solistas por primera vez tendríais unos nervios que no quiero pensar, pero mejor no decir nada, que luego los pasé yo y todavía se me mueve hasta la rabadilla. El sonido espléndido, me encantan los conciertos sin tanta parafernalia como bajos, teclados, amplis y demás cableados. Prefiero oír el acompañamiento de la guitarra, y tal como hubo en concierto hace poco, esa magnífica flauta travesera. Se oye mejor al coro, y se disfruta mucho más.¿ He dicho que sonó bien?..... más que bien, mucho más que bien, fue un gustazo oíros, un sentimiento de orgullo y de pertenencia, me llenó por completo.. Una satisfacción enorme pertenecer a los coros de Joan.

 

Los movimientos mucho mejor por la ayuda de Laura, pero ahora vienen las banderillas. Yo vi, dos mundos paralelos en el coro. Los que expresaban, se movían, explicaban con su cuerpo y cara lo bien que se lo estaban pasando, y los que no expresaban nada, sin apenas movimientos, hieráticos. Hijos de Diossssssss ¡¡ yo porque las manos se me mueven solas y con el careto pago, pero he nacido así, no puedo ser hierática aunque quiera y por tanto no comprendo ese estar tiesos. No os dé miedo el expresar, es la esencia del coro, pero si no podéis, también os quiero mucho. Algún movimiento se desordenó rompiendo la coreografía, pero eso creo que es experiencia. Muy fácil el solucionarlo: estar pendiente del movimiento de los de delante y de los de al lado. Podemos abandonarnos en emociones, pero tenemos que tener un pie en la tierra, y estar pendientes de lo que nos rodea. Somos un coro, un todo, y hay momentos en que nos podemos “descantillar”, pero otros requieren esas olas del mar que van todas a la vez. Pero sonaba taaaann bien que no fue una causa para dejar de disfrutar. Tenía que comentarlo.

 

Volviendo a los nervios, no hace falta uno ser novato como solista para tenerlos, Yo suelo salir en cada actuación, tanto como solista como participante del coro, con nervios en el estómago, pero lo de ayer no tiene nombre. Yo que estaba tan aposentada en mi cojín, y aplaudiendo como una posesa, cuando sin esperar, ya que no sabía el orden de las canciones, al Joan no se le ocurrió otra cosa que hacer salir a mi tata Gemma, para venir a buscarme a las gradas, ya que la siguiente canción que se iba a cantar es I´ve Got a new Name. Se me descompuso la cara, las tripas, los lumbos, pero no del pánico escénico, sino por la emoción, Sentí todo el coro, tras de mi, acompañándome, dándome su calor .. joer ya estoy lloriqueando otra vez. Y no es que fuera la primera vez que cantaba esta canción que tanto me gusta, pero los nervios, y la pelota que tenía en la garganta, me hizo meterme como en una especie de burbuja y apareció un mundo paralelo en mi. Mi cuerpo por un lado temblando como una hoja de árbol, y por otro lado la voz, que iba surgiendo. Me dejé llevar por la canción, por el coro, y mientras iba sintiendo como todo temblaba.. fue extraño, pero más que extraño, fue como un viaje entre cuerpo, voz, alma, emoción y alegría. Hoy 27.3.17 le doy las Gracias a Joan, a todos los componentes del coro, y a su maravillosa estrategia, os adoro soletes.. buahhhhh¡¡ sniff..¡¡ Sois un regalo sin papel de celofán.

 

Y como ya me enrollado mucho, tengo mocos, los ojos anegados y la espalda me reclama el sofá, voy a dar finalizada la crónica de este conciertazo, que a mi ver ha sido el mejor. Merece la pena currarlo, porque los resultados son evidentes. A todos los que este concierto fue el primero, os acompaño en vuestro subidón y vuestra alegría que os llena el alma, todos hemos vivido un primer concierto y es super fuerte esa emoción. Tal vez mi próxima aportación sea esa experiencia del primer concierto…. os acordáis?

 

 

 

SOMOS PIN Y PON.

Escribir comentario

Comentarios: 0